valoraciones, app, seo, movil

¿Nos estamos valorando?

El primer capítulo de la 3ª temporada de Black Mirror (Nosedive) deberían ponerlo en los coles, para hacer reflexionar a los chavales…El capítulo habla de un mundo que circula alrededor de las valoraciones entre personas, y la dependencia que generan estas valoraciones sobre la vida de la protagonista. Un resumen:

“Lacie, la protagonista, tiene un único objetivo en la vida: conseguir que su ranking se acerque al 4,5, el número mágico que le permite acceder al apartamento de sus sueños y a la vida perfecta con la que fantasea. Vive en un mundo en el que las personas se puntúan unas a otras según sus interacciones personales, sus fotos, hasta la manera en la que saludan o el aspecto que tienen […]. Lacie está desesperada por estar a la altura y ser, directamente, la chica más popular”. Resumen tomado de aquí

Black Mirror es una serie británica que habla de ética, de tecnología y de futuro. Cada capítulo es una joya de la anticipación. El hecho de anticiparlo y que mucha gente lo vea ¿Podría evitar que sucediera? No lo sabemos. Son distopías. Pero el hecho de ser consciente de un hecho, lo modifica. Y la suma de cambios de comportamiento generan tendencias. Esas tendencias afectan al mercado en su núcleo y su futuro.

He hablado de este capítulo con más gente. A todos nos ha movido algo dentro, un nosequé común que nos invita a pensar, y a compartirlo:

Pero ¿somos libres o qué?

Si asumimos que en el “mundo occidental” somos libres (más libres que en el siglo XV, más libres que en el siglo XX, menos acosados por la religión, por el estado, más libres que millones de personas esclavas de verdad….), nos vemos sometidos hipócritamente a los imperativos de la funcionalidad y el menudeo de una competencia global (¡qué palabra!)

valoraciones, internet, seo, Black Mirror

Y podemos nombrar palabras como: “poderes fácticos”, “club Bilderberg”, “control de masas”, etc… pero la realidad que conozco es que esta especie de alienación tiene que ver muchísimo más con la inercia que con un plan estratégico. Quizás exista un plan motor mundial (inalcanzable por amplitud en su caso), pero si lo hubiera ten por seguro que se nutre de la inercia y del conformismo de lo habitual. Nadie nos obliga a seguir diferenciándonos tantas horas al día para intentar ser iguales en nuestra diferencia ¡Qué cansinos!

¿Marcas vs Personas?

En la realidad, no en la ficción, ya hemos visto cómo en el mundo empresa se ha producido un viraje hacia la valoración “obligatoria”: o te valoran positivamente o estás perdido en este mercado inmenso de competencia invisible. Si tu marca lleva más de 10 años en el mercado, igual te suena este (brevísimo) resumen: primero Google decía que había que meter keywords en el código fuente de tu web, también decía que los dominios eran importantes con su palabra clave dentro (y un montón de gente creando sociedades tipo “psicologosalmeria.com y cosas así), luego que había que hacer las webs adaptables a móviles, y ligeras, que si no perdías “posicionamiento SEO” …..y que las valoraciones de la gente son cruciales (da igual que fueran clientes eh, cualquiera), y que el contenido es el rey, que ojo con Tripadvisor, que ojo con Facebook, que ojo con los backlinks, etc…..

seo infografia 2016

Las empresas están sobre-valoradas, y nunca se puso el peso de la responsabilidad sobre el cliente, sólo en el proveedor. Sólo en el que ofrece el servicio, nunca en quien lo compra. Aún así esta cojera del mercado tiene ciertas connotaciones democráticas, aunque sea una realidad atrofiada en su esencia. He conocido casos muy similares de clientes de Piensaenweb con dramas como éste: un “influencer” ha amenazado (tal cual) a una empresa con comentar en negativo a cambio de poner su producto por debajo del precio de coste ¿Con qué valentía te enfrentas a las consecuencias de un mercado basado en valoraciones? ¿Te suenan casos similares? A mi me han llegado unos cuantos.

Este capítulo de Black Mirror habla de la sobre-valoración de las marcas y de las personas, o de las personas como marca, llámalo como quieras. De cómo condiciona en la vida de las personas las valoraciones de los demás.

Esto va de influir

En psicología se dice que hay una relación entre la baja autoestima y la dependencia de lo que opinen los demás. Quizás seamos una sociedad internauta preadolescente aún y tengamos la autoestima muy baja porque nos estamos haciendo bullying a nosotros mismos. En cualquier caso es un tema de influencia. Recordemos cuáles son los principios de influencia de Cialdini, ya me dirás si te cuadra alguno:

  • Principio de validación social: Tendencia a actuar como lo hace la gente que nos rodea. En la mayoría de los casos, suele ser adecuado hacer lo que hace la gente similar a nosotros.
  • Principio de simpatía: Tendencia a hacer lo que desea la gente que nos gusta o a la que queremos. Cuanto mayor es la atracción que despierta una persona, mayor es la posibilidad que tiene de influir.
  • El principio de autoridad: Obligación de obedecer al que manda. Obediencia, no sólo a la autoridad legítima, sino también a los símbolos asociados con la autoridad.
  • Principio de coherencia: Importancia de ser congruentes con las actuaciones anteriores y con los compromisos previamente adquiridos.
  • Principio de reciprocidad: “Hay que tratar a los demás como ellos nos tratan a nosotros”. Es más fácil convencer para que secunden nuestros propósitos a aquellas personas alas que previamente se les ha dado algún regalo o se les ha hecho un favor.
  • Principio de escasez: “Se valora lo que es más difícil de conseguir”. Cualquier oportunidad nos parece más atractiva cuanto menos asequible se nos presenta (por su coste económico o por el esfuerzo que acarrea).

Si no influyes, no tienes valoraciones. Si no tienes valoraciones, nadie te quiere. Y si nadie te quiere o estás sólo o nadie te compra. Y así….

Conciliar “lo online” también

Imagen de Javier Jaén

Imagen de Javier Jaen

Hay un movimiento bastante pobre aún de abstinencia tecnológica, por decirlo de alguna manera: gente que ha decidido utilizar poco las redes sociales e internet. Tiende a crecer exponencialmente, no sólo por una cuestión de salud mental, sino también de seguridad y en definitiva de calidad de vida. Veremos qué pasa. Yo apuesto en el medio plazo por la autoregulación de la sociedad: nos cansaremos de darle al dedito en nuestro smartphone (nos cansaremos luego de tener hologramas interviniendo en nuestra mirada), será tendencia la nostalgia de lo auténtico, usaremos la tecnología en un contexto de utilidad y de felicidad real….Quizás no haya que hablar solamente de conciliación de la vida personal con la vida profesional, sino también haya que hablar de la conciliación de la vida física (no me atrevo a llamarla real) con la vida online. El ser humano lleva miles de años autoregulándose estupendamente.

 

En cualquier caso estos son los envites naturales de un mercado inmaduro que apenas tiene 15 años de vida. Un mercado global que atiende a regulaciones locales. Corrientes de pensamiento basadas en poderes viejos, sobre definiciones de personas y grupos aún más viejas. Un mercado que confunde y atonta a personas desnudas ante montañas de información y recursos humanos demasiado humanos…

La guinda:
https://youtu.be/VASywEuqFd8

Soy socio director de Piensaenweb. Asesoro y formo a emprendedores en Estrategia y Marketing de contenidos, a través de la homologación concedida por la Fundación Emprender en Aragón. Soy socio del gigante Bikefriendly.

Deja un comentario